Beatriz Carvalho

Beatriz Carvalho es una estudiante de diseño en Napier University, Edimburgo, que ha impulsado un proyecto que podría contribuir a la protección de las víctimas de acoso sexual. Se trata de una pulsera que, conectada a la app correspondiente, permite activar una alarma para avisar de si alguien está siendo acosado. En una situación intimidante la víctima puede pulsar una vez la pulsera; este gesto enviará una señal a las amigas y amigos previamente conectados a la app. Si se pulsa dos veces, la señal también llegará al personal responsable del local en el que se esté produciendo el ataque.

Esta pulsera, contrariamente a otras que lamentablemente se han puesto de moda, como las que se reparten en las “fiestas semáforo”; espacios sociales muy coercitivos donde las chicas lo tienen complicado para ser realmente libres a la hora de elegir el color de la cinta y en los que se han dado casos muy graves de abuso, supone una posible contribución a la erradicación del acoso y en pro del respeto a la libertad sexual de cada persona.

Por otra parte, Carvalho asegura en el artículo publicado por Independent que el diseño de este proyecto, al que ha llamado “Lux”, nace de una experiencia personal, ya que ella misma fue víctima de acoso sexual cuando era adolescente. “Nadie debería estar asustado por salir de fiesta y Lux podría marcar la diferencia para muchas”. El funcionamiento de Lux pone en alerta a los amigos y permite que estos actúen a modo de red de protección. “Me centré en crear algo que fuera educativo a la vez que preventivo” explica la joven. 

Y es que, como apuntan los estudios en el campo de prevención de la violencia de género, estas respuestas contra los actos de violencia sexual resultan más efectivas si se producen desde el rechazo absoluto de muchas personas que se pronuncian en contra de la violencia de género. Esta respuesta, que contribuye a restar atractivo a las conductas agresivas y que muestra un apoyo claro a los círculos de amistad que lo redirigen hacia los chicos con comportamientos igualitarios y que tratan bien, es un  elemento clave para la erradicación de la violencia de género.

Si quieres, puedes escribir tu aportación