Patricia Ortega a la derecha. Ministerio de Defensa de España

En su toma de posesión no mencionó en ningún momento su condición de mujer, sin embargo, es la primera general de Brigada del Cuerpo de Ingenieros Politécnicos del Ejército de Tierra español. Ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza en 1988, la primera vez en que estamento militar se abría a las mujeres, y 31 años más tarde ha alcanzado en primicia el mencionado grado. Se llama Patricia Ortega, cuenta 56 años de edad, y es nieta, hija y hermana de militares. Cabe conjeturar que ser militar era su sueño, cumplido, y el de su familia.

Cuando en la suma de los tres ejércitos -Tierra, Aire y Armada-, las mujeres tan solo constituyen un 12,7%, Ortega aboga tanto por el definitivo rompimiento del techo de cristal femenino como se declara a favor de la reinstauración del servicio militar obligatorio. En su opinión, la mili es parte de la formación de cualquier persona.

Por el contrario, otras mujeres prefieren la ruta que en 1915, iniciada ya la Gran Guerra, inauguró el “I Congreso Internacional de Mujeres”. Presidido por la estadounidense Jane Addams, mujeres provenientes de 12 países, algunos inmersos en la conflagración, se congregaron en favor de la paz. La guerra continuó, otros conflictos bélicos la siguieron, pero aquel fue el principio de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad. Una organización e ideario pacifista que no ha cesado de ensancharse. 

El mundo es variopinto, como las elecciones de vida. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación