Según un informe publicado este lunes por las Naciones Unidas, dos de cada tres personas no tienen acceso a la justicia, siendo las personas esclavizadas y las afectadas por la guerra las más perjudicadas en este sentido. Son más de 5.000 millones las personas incapacitadas para resolver asuntos judiciales, desde la apropiación de tierras hasta delitos violentos. Entre ellas hay más de 1.000 millones de personas sin identidad legal y otros 2.000 millones que trabajan sin contratos ni protección de la legislación laboral. Además, se estima que 1.500 millones de personas tienen un problema que no pueden resolver por no saber dónde acudir o porque el sistema es costoso o injusto. Según el jefe de la investigación, Maaike de Langen, este es un problema que se da en todos los países. 

Uno de los objetivos mundiales de la ONU, precisamente, está relacionado con proporcionar el acceso a la Justicia, junto con la erradicación de la violencia de género. En este punto, hay datos, como los de la Macroencuesta de violencia contra la mujer del 2015que muestran que un 65% de las mujeres que han sufrido violencia física, sexual o miedo no han denunciado. Entre las que sí lo hicieron, un 33% no está satisfecha con el trato recibido por parte de la policía. Relacionado con esto, una razón que puede dificultar que muchas mujeres denuncien casos de violencia es la revictimización de la víctima que se da en algunos juzgados, como lo fue en el caso de ‘la Manada’ o en el caso de Nagore.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación