¿En qué tipo de universidades se denuncian más casos de acoso sexual? Esta es la pregunta que preocupa a muchas investigaciones que se dedican a las causas y soluciones para superar y prevenir el acoso sexual en las universidades.

Partiendo de que el porcentaje de estudiantes universitarios que afirman sufrir acoso sexual en los campus norteamericanos varía entre un 7 y un 53%, qué tipo de universidades son las que registran un mayor número de delitos de este tipo es objeto de discusión. El estudio publicado en el artículo Do Party Schools Report Higher Rates of Violence Against Women in Their Clery Data? A Latent Class Analysis [Las universidades “con vida festiva” reportan tasas más altas de violencia contra las mujeres en sus datos sobre acoso? Un análisis de clase latente] examinó los delitos de violencia contra las mujeres en 1.384 campus universitarios públicos y privados durante dos años (desde 2014 hasta 2016), en los cuatro cursos de grado. Para su análisis se basaron en datos recogidos por las universidades según la Ley Clery Act, que recoge delitos de lo que se entiende como violación, violencia doméstica y de pareja, acoso sexual y caricias no deseadas.

Para diferenciar los tipos de universidad y llevar a cabo el análisis, los y las investigadoras utilizaron el análisis de clase latente (LCA) para identificar cinco tipos de campus: 1) universidades pequeñas (22%), tanto públicas como privadas, con menor proporción de estudiantes y con tasas más bajas; 2) artes liberales (25%), mayoritariamente privadas, pequeñas y centradas en carreras de grado; 3) satélite (16%), que suelen ser universidades pequeñas, situadas a una cierta distancia del campus; 4) privadas (19%), más selectivas sobre quiénes admiten y cuentan con mayor proporción de estudiantes; 5) universidades con vida festiva (18%) las así llamadas “party schools”, la mayoría de ellas públicas y con más alumnado viviendo en las fraternidades y sororidades.

Según el análisis de este estudio, las universidades más pequeñas (del tipo 1), reportaron las tasas más bajas de violencia contra las mujeres, mientras que las universidades privadas (del tipo 4) tuvieron datos de delitos de acoso sexual significativamente más altos. Estos hallazgos tienen implicaciones importantes para los tipos de campus que parecen respetar la Ley Clery Act e informar sobre los delitos relacionados con la VG. También sabemos que tener datos más altos de acoso sexual no necesariamente significa tener más acoso sexual que otras universidades donde no se recogen los datos o los porcentajes de denuncia son bajos. Sin embargo, los objetivos de este estudio se han centrado en analizar los datos que se recogen según esta ley. Estos hallazgos también indican que las universidades con más “vida festiva” (del tipo 5), así como otras universidades donde el mismo ambiente predomina, necesitan abordar cambios culturales para animar a que los delitos en los campus universitarios se recojan de forma más exhaustiva, lo que implicaría dejar de ignorar la VG y sacar a la luz realidades que se han ido encubriendo y que parecen ocurrir en algunas universidades.

Secciones: Evidencias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación