En otras ediciones informábamos de varias perspectivas, como la de las Kellys de Bilbao, que reclamaban y avanzaban en mejoras de sus derechos laborales, o la de la efectividad de una renta básica, para poder progresar en la igualdad en los trabajos de cuidados que históricamente se atribuyen a las mujeres, en muchos casos mujeres inmigrantes.

El pasado lunes el Ministerio de Trabajo anunciaba cambios en el convenio con la Seguridad Social para los y las cuidadoras/es no profesionales, según informa Europa Press. El Real Decreto-Ley 6/2019 de 1 de marzo, que regula este convenio, garantiza la igualdad de trato y de oportunidades entre hombres y mujeres en el empleo y la ocupación.

Algunas de las modificaciones que introduce este RD sobre la Ley Orgánica 3/2007 de 22 de marzo abren un nuevo horizonte hacia la igualdad y derechos de las mujeres. Por ejemplo, el artículo 2 incluye planes de igualdad que estipularán “un conjunto ordenado de medidas evaluables dirigidas a remover los obstáculos que impiden o dificultan la igualdad efectiva de mujeres y hombres” y añade aspectos sobre condiciones de trabajo, incluida la auditoría salarial entre mujeres y hombres, ejercicio corresponsable de los derechos de la vida personal, familiar y laboral, infrarrepresentación femenina y prevención del acoso sexual y por razón de sexo. En el artículo 9 en el apartado 3 o el artículo 28, también modificado, se hace referencia a la discriminación salarial sexual, todo un avance hacia la igualdad.

Según comenta la Ministra de Trabajo Magdalena Valerio a Europa Press, las personas que se dediquen al cuidado de otras de manera no profesional, que normalmente son mujeres, podrán tener derecho a prestaciones como la de jubilación o la de incapacidad permanente, ya que los años dedicados a estos cuidados de personas dependientes podrán constar en su informe de vida laboral.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación