Massachusetts, 1793, desde joven lucha en contra del abolicionismo y a favor de los derechos de las mujeres.

Hacia 1830, Lucrecia Mott era una reconocida abolicionista, junto con su marido trabajaba de manera intensa a favor de la abolición de la esclavitud. Tal es su lucha que, incluso, se niega a usar aquellos bienes que provengan de explotaciones esclavistas como por ejemplo, azúcar de caña.

Su activismo por la abolición del esclavismo fue tal que su casa se convirtió en el centro del movimiento anti esclavista de Filadelfia.

Como la participación política  de las mujeres iba en contra de las normas sociales de la época, y muchos hombres eran reacios a que hablaran en público, Lucrecia Mott funda una sociedad abolicionista para mujeres en Filadelfia.

En 1840 se celebró en Londres, el Congreso Mundial Abolicionista, ella acudió al mismo;  sin embargo, a pesar de ser una conocida abolicionista, rechazaron formalmente su participación por el hecho de ser mujer, muchos hombres votaron para vetar la participación femenina, y segregarlas del resto de asistentes al  Congreso. Pero, como muchas veces ha ocurrido a lo largo de la historia, algunos hombres protestaron por la exclusión de las mujeres, entre ellos William Lloyd Garrison y Wendell Phillips, de manera que tres hombres se sentaron junto a las mujeres en señal de protesta por la marginación a la que se sometía a las delegadas.

Hubo fuertes discusiones, tras las cuales se decide que Lucrecia Mott ocupara una silla más alta para que desde ese puesto que habían dejado a las mujeres, hiciera sus intervenciones que dejaron una fuerte impresión entre los asistentes, algunos de los cuales dieron grandes muestras de apoyo.

Después de una entrevista con el presidente John Tyler que, impresionado con su discurso, le ofreció realizar un debate con el pro esclavista John Cooper Calhoun.

Asimismo, Lucrecia Mott luchó por los derechos de las mujeres. En 1848, junto con Elizabeth Cady Stanton organizó la convención por los derechos de las mujeres en Seneca Falls, Nueva York. La Convención de Seneca Falls fue el primer encuentro público de mujeres de los Estados Unidos, aunque en un principio no se pensó que fueran hombres, no se expulsó a los que acudieron.

El sufragismo será el núcleo central de la lucha, a partir de 1865, una vez que ya no tiene que luchar por la abolición de la esclavitud.  Comienza al principio con aspectos relacionados con la igualdad jurídico-legal. En 1850 publicó “Discourse on Woman “, en él escribe sobre las restricciones que sufrían las mujeres en Estados Unidos.

Hasta el final de sus días se centra en el derecho al sufragio, tanto de las mujeres como de los negros.

Secciones: portada Reportajes

Si quieres, puedes escribir tu aportación