Estamos en un momento social clave para la igualdad de las mujeres y de los hombres, para la superación de los entornos laborales hostiles o, al menos, en un momento de incremento del debate sobre estos temas en diferentes ámbitos.

El artículo, Women leadership barriers in healthcare, academia and business [Barreras de liderazgo femenino en salud, academia y negocios], publicado por un equipo de investigadores e investigadoras de Maastricht (Holanda) y de Sheffield (UK), pretende analizar las barreras con las que se encuentran las mujeres en Europa para ejercer el liderazgo en tres sectores: salud, academia y negocios. Con el objetivo de descubrir desigualdades y orientar estrategias de inclusión e igualdad de oportunidades en diferentes entornos de trabajo, el equipo investigador quiere elaborar un mapa de barreras para el liderazgo de las mujeres, así como identificar las que prevalecen en los tres sectores mencionados.

Para ello siguieron un método sistemático de revisión de la literatura elaborada entre los años 2000 y 2015 sobre países de Europa, mirando en cinco bases de datos y aplicando criterios rigurosos de inclusión o exclusión para seleccionar las publicaciones relevantes; evaluaron posteriormente los artículos útiles para el análisis cualitativo y la formulación de hipótesis para investigaciones posteriores.

El estudio identifica 26 barreras en estos tres sectores. También observan que la mayoría de las barreras coinciden en los tres ámbitos. Algunas de estas son las siguientes: brecha de género, falta de avance en las oportunidades de carrera, estereotipos, equilibrio entre vida profesional y personal, falta de orientación y falta de ambiente de trabajo flexible. De las 26 barreras identificadas, cuatro aparecen indistintamente en dos sectores: falta de modelos a imitar en los sectores de salud y académico; acoso sexual en los sectores de salud y de negocios; tokenismo y aislamiento en los sectores académico y empresarial.

En esta línea, el estudio afirma la necesidad de aplicar medidas para paliar la poca representación de las mujeres en posiciones de liderazgo en todos los sectores ya que este desequilibrio es un inconveniente en términos de progreso organizativo y social, en particular con respecto a la inclusión y a la toma de decisiones. El equipo investigador también evidencia la prevalencia de barreras que han sido poco estudiadas y merecen ser exploradas más a fondo (como, por ejemplo, el acoso laboral). Esta brecha en el conocimiento se extiende a las políticas públicas, por lo que se destaca la necesidad de abordar los desafíos de igualdad e inclusión de género de una manera específica para cada contexto de trabajo.

Secciones: Evidencias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación