La insulina es una hormona producida y secretada por el páncreas, que interviene en la digestión y en cómo nuestro cuerpo aprovecha los nutrientes, sobre todo los glúcidos (carbohidratos o azúcares que nos aportan energía).

Tal y como se comentaba en otro artículo, un mal funcionamiento del páncreas y la creación de insulina generan que el nivel de azúcar en la sangre aumente y que se diagnostique algún tipo de diabetes, enfermedad que afecta en mayor proporción a las mujeres.

Según la OMS, hay tres tipos de diabetes:

  • Diabetes de tipo 1: el cuerpo no produce insulina
  • Diabetes de tipo 2: el cuerpo no utiliza eficazmente la insulina producida
  • Diabetes gestacional: aumento del azúcar en la sangre durante el embarazo, lo que podría conllevar complicaciones durante el embarazo y el parto

Para poder actuar ante esta situación, se ha estudiado la posibilidad de reprogramar las células para que creen insulina cuando sea necesario. Para llevar a cabo el estudioDiabetes relief in mice by glucose-sensing insulin-secreting human α-cells” [Alivio de la diabetes en ratones mediante α-células humanas secretoras de insulina que detectan glucosa], el equipo investigador codificó las proteínas Pdx1 y MafA. Una semana después el 40% de las células reprogramadas producía insulina. Estas células se implantaron en ratones con diabetes y se observó que el nivel en la sangre de los ejemplares disminuyó hasta niveles normales. Por otro lado, cuando las células reprogramadas se extrajeron el nivel de azúcar volvió a aumentar.

Se necesita más investigación para garantizar un proceso correcto en la manipulación y reprogramación de las células pancreáticas, pero el estudio ha abierto una vía para desarrollar más la plasticidad de nuestro sistema hormonal.

Si quieres, puedes escribir tu aportación