El pasado 29 de enero se presentó en rueda de prensa el informe “Acción humanitaria para la infancia 2019” con las previsiones de ayudas para 41 millones de niños y niñas víctimas de conflictos, desastres naturales y en contextos de emergencia en todo el mundo.

Por primera vez se incluye Venezuela en la lista de países objetivos de la ayuda. De los 3.900 millones de dólares solicitados, 70 serán destinados a la atención a la infancia víctima de la crisis de este país. Según declaraciones del director ejecutivo del Comité Español de UNICEF Javier Martos al periódico El País, unos tres millones de personas han abandonado Venezuela a raíz de una crisis que comenzó hace ya algunos años. La mayoría se asienta en países cercanos, y las ayudas necesarias son, principalmente, apoyos, servicios sociales básicos y asistencia en su obligado éxodo.

El plan de acción de UNICEF se centra, fundamentalmente, en facilitar el acceso a agua potable, alimento, educación y servicios sanitarios a niños y niñas de 59 países, además de garantizar su seguridad, siendo la educación la prioridad de estas acciones. Se trata, en definitiva, de protegerles en situaciones de crisis, conflictos, todo tipo de violencia, abusos, etc., que ponen en peligro sus vidas, su bienestar y su dignidad. Porque, como se pone de manifiesto en el prólogo de informe, la vida de cada niño o niña es preciosa y cada intervención, grande o pequeña, puede marcar la diferencia.

En palabras de la directora ejecutiva de UNICEF Henrietta H. Fore, la violencia contra los niños no puede convertirse en la “nueva normalidad”.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación