Colla Castellera de Vilafranca (Imagen de Flickr)

El mundo dels castellers/es –torres humanas- atrae la atención por sus múltiples elementos tradicionales: instrumentos como los timbales y la gralla marcan el ritmo de construcción del castillo de un grupo de castellers y castelleres unido y compenetrado. El contacto físico es una constante en el momento en que se alza el castell. Este, sin embargo, no siempre es adecuado. Por ello, un grupo de castelleres de la Colla Castellera de Vilafranca crea la primera comisión feminista cuyo objetivo es prevenir abusos machistas.

Las castelleres, que progresivamente se han ido incorporando en un mundo casteller mayormente de hombres, quieren identificar conductas machistas y concienciar a todas las personas que conforman la Colla para evitar que se repitan. Aunque el contacto físico es necesario, las mismas castelleres consideran necesario hacer visibles ciertos tocamientos que van más allá de lo que deberían.

Aunque la brecha de género sigue latente en las prácticas castelleras –no ha habido aún una presidenta o una cap de colla-¸ indudablemente, la Colla Castellera de Vilafranca se convierte en la primera colla en posicionarse claramente en contra de los abusos machistas que pueden darse, visibilizándolos y protegiendo a quienes las sufren.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación