pinterest

Hertha Marks Ayrton, nacida el 28 de abril de 1854 en Portsea (Inglaterra), fue una matemática, física, ingeniera e inventora inglesa.

Aunque su nombre de nacimiento era Phoebe Sarah Marks, ella misma se cambió el nombre a Hertha Marks Ayrton. Siendo la tercera de ocho hermanos, en 1861 su padre falleció, por lo que Hertha aprendió, junto a su madre, a cuidar de sus hermanos. Cuando tenía nueve años, sus tías le ofrecieron vivir con ellas y con sus primos en la escuela que dirigían por aquel entonces en Londres. Desde ese momento, Hertha pudo aprender en la escuela y fue introducida por sus primos en la ciencia y las matemáticas, mientras ayudaba a la economía familiar realizando bordados.

A sus dieciséis años, la pedagoga y feminista Barbara Bodichon, una de las figuras feministas del siglo XIX, ayudó a Hertha económicamente con el fin de que la joven pudiera asistir al Girton College, de la Universidad de Cambridge, y así poder continuar sus estudios. Fue en Cambridge donde Hertha inventó el tensiómetro para medir la presión sanguínea, dirigió el Orfeo, una comunidad coral, fundó el cuerpo de bomberos de Girton y, junto a la matemática Charlotte Scott, fundó un club de matemáticas. No obstante, aunque estudió en Cambridge no le concedieron el título por ser mujer. Pero en 1881 Hertha aprobó un examen externo de la Universidad de Londres y le otorgaron el título de Bachelor of Science.

Desafiando todos los estándares de su tiempo, Hertha se convirtió en 1899 en la primera mujer en integrar la Institución de Ingenieros Eléctricos y en 1902 publicó su trabajo El arco eléctrico, uno de sus principales inventos gracias al cual tenemos electricidad hoy en día. Su proyecto contribuyó a la incorporación de la electricidad de la época, pero aun así no pudo presentarlo en la Royal Society de Londres, una vez más por ser mujer, y tuvo que leerlo un hombre. Sin embargo, en 1906 recibió la Medalla Hughes de parte de la misma Royal Society en reconocimiento por su trabajo sobre la electricidad y el movimiento oscilatorio del agua.

Pero Hertha Ayrton no se quedó ahí. Nacida en una época difícil para las mujeres, a lo largo de su vida sufrió la discriminación por ser mujer y, por ello, se convirtió en una activista y luchadora por el derecho al voto femenino en Inglaterra. Este activismo social la llevó a ser vicepresidenta de la Federación Británica de Mujeres Universitarias y de la Unión Nacional de Sociedades por el Sufragio de las Mujeres.

 

Si quieres, puedes escribir tu aportación