La adherencia a la Dieta Mediterránea después de un diagnóstico de cáncer está asociada con una reducción en la mortalidad, especialmente por enfermedades cardiovasculares. Este hallazgo proviene de un estudio italiano realizado por la Fundación Umberto Veronesi y el I.R.C.C.S. Neuromed. La investigación incluyó a 800 adultos italianos diagnosticados con cáncer entre 2005 y 2010, quienes fueron seguidos durante más de 13 años. Se encontró que los participantes con alta adherencia a la Dieta Mediterránea en el año previo al estudio vivían más tiempo y tenían un riesgo menor de muerte cardiovascular en comparación con aquellos con baja adherencia.

Marialaura Bonaccio, co-investigadora principal, señaló que aunque se conoce el papel beneficioso de la Dieta Mediterránea en la prevención primaria de algunos tumores, su impacto en sobrevivientes de cáncer es menos conocido. Este estudio sugiere que una dieta saludable puede prolongar la supervivencia en estos pacientes. Los resultados mostraron que aquellos con alta adherencia a la Dieta Mediterránea tenían un 32% menos riesgo de mortalidad, y una reducción del 60% en mortalidad cardiovascular.

El estudio destaca la importancia de los compuestos antioxidantes presentes en alimentos típicos de la Dieta Mediterránea, como frutas, verduras y aceite de oliva, en la reducción de mortalidad no solo por cáncer, sino también por enfermedades cardiovasculares.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación