Carmen Valero. Web: atletismorfea.es

Carmen Valero, doble campeona del mundo de campo a través en los años 1976 y 1977 y primera atleta olímpica española, falleció este martes según informó la Real Federación de Atletismo

Carmen Valero fue la mejor atleta española del siglo XX. Muchos de los hitos de su carrera se ven acompañados de la frase “fue la primera atleta española que…”, algo que da una idea de su tremenda trascendencia. Valero, de 68 años, nació en la localidad turolense de Castelserás el 4 de octubre de 1955, aunque muy pronto se marchó a Catalunya, fijando su residencia en Sabadell.

Empezó en el atletismo en 1969 en la Joventut Atlética de Sabadell. A nivel nacional, sus primeros resultados se registraron en 1970 y 1971, cuando ganó el Campeonato de España Juvenil de Cross. En el año 1972, todavía con 16 años, apareció en el panorama absoluto. Consiguió su primer Campeonato Nacional de 1500 metros, al que seguirían otros seis consecutivos más, logrando un monopolio que se extendió desde 1972 hasta 1978. A ellos se añadieron tres campeonatos de 800 en los años 1974 a 1976, y cuatro de 3000, desde 1974 a 1976, y 1978, logrando pues tres insólitos tripletes consecutivos. Todavía hay que añadir que cuando las distancias femeninas se fueron alargando, también en 5000 metros logró el Campeonato Nacional, en 1986. A estos éxitos en la pista se sumaron los del cross, con seis títulos españoles consecutivos, desde 1973 hasta 1978, más los de 1981 y 1986. Y los de pista cubierta, con dos títulos nacionales en 1500 metros.

A nivel internacional fue finalista en el Campeonato Europeo Junior de Duisburgo en 1973, donde quedó cuarta en 1500 metros con récord nacional absoluto. Al año siguiente compitió en el Europeo absoluto, en Roma con nuevo récord nacional en la eliminatoria, y otra vez en la final, en la que logró un séptimo puesto la convirtió en la mejor de nuestro atletismo femenino hasta entonces. Al año siguiente, 1975, participó en los Juegos Mediterráneos de Argel, logrando una medalla de bronce en los 1500 metros. Y en 1976, estrenó el atletismo femenino español en unos Juegos Olímpicos, los de Montreal, en 800 y 1500 metros.

Aunque lo más destacable de su actividad internacional se produjo en el cross. Participó por primera vez en el Mundial de Cross en 1973, y en 1974 ya logró un excelente noveno puesto. En 1975, en Rabat, alcanzó las medallas, con su tercer puesto. Pero lo mejor estaba por llegar: en 1976 en Chepstow se proclamó campeona del mundo, al ganar por delante de nada menos que la soviética Tatyana Kazankina (triple campeona olímpica y plusmarquista mundial) y la italiana Gabriella Dorio; y más difícil todavía, al año siguiente repitió victoria en Düsseldorf, por delante de dos extraordinarias fondistas soviéticas como Lyudmila Bragina y Giana Romanova.

Por encima de todos estos logros debemos destacar que puso al atletismo femenino en el centro de la actividad en España. Carmen Valero abrió el camino a todas las atletas que en el siguiente medio siglo han continuado sus pasos. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación