Gordon Brown, enviado especial de la ONU para la educación global, apunta que la discriminación feroz que viven las mujeres en Afganistán es el mayor abuso de los derechos humanos y más atroz que existe en todo el mundo hoy en día.  Una situación que la ONU anteriormente ha dicho dice que las mujeres informan sentirse “invisibles, aisladas, asfixiadas, viviendo en condiciones similares a las de una prisión”.  

Quien fue primer ministro de Reino Unido y rector de la Universidad de Edimburgo, según ha declarado abiertamente a la BBC, el trato de los talibanes a las mujeres y niñas en Afganistán es un “crimen de lesa humanidad”. Por tanto, es correcto que la Corte Penal Internacional de La Haya investigue y procese a los responsables de este abuso “violento” de los derechos humanos, al ser la institución que tiene la responsabilidad de tratar los crímenes de lesa humanidad. 

Desde la llegada al poder, hace cerca de dos años, el gobierno talibán ha limitado de manera severa las libertades de la mujeres y de las niñas, prohibiendo a las niñas asistir a las escuelas de secundaria y a las mujeres han sido excluidas de la universidad. Asimismo, les han prohibido ir a parques de atracciones, gimnasios y trabajar en organizaciones no gubernamentales, y a cumplir con un estricto código de vestimenta. Lo que Gordon tacha de “brutalidad sistemática contra las mujeres y niñas”. Recientemente se hablaba de un “apartheid de género”, pero Gordon señala que debería de hablarse de un crimen contra la humanidad.

También pide la implicación de Reino Unido para sancionar a los líderes talibanes, así como la colaboración de lideres religiosos de países con mayoría musulmana para ayudar a persuadir de que “el islam es una religión que valora a las mujeres y a las niñas”. Unir cuantas más voces diversas para conseguir avanzar hacia la superación de la opresión por la igualdad de derechos de todas las mujeres y niñas. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación