Los robots son cada vez más parte de nuestro día a día, por ejemplo los que sirven comida en un restaurante o la envían al alumnado en el campus. Es por ello que, a medida que va aumentando el papel que juegan en nuestras vidas y sociedades, es necesario que puedan participar en interacciones sociales que son críticas en el día a día de las personas. Un grupo de investigadores e investigadoras del MIT ha publicado un artículo sobre un modelo de machine learning que ayuda a los robots a entender lo que significa ayudar a otros.

Para realizar el modelo, los y las investigadoras crearon un entorno simulado en el que los robots veían a otros robots realizar actividades, y tenían que adivinar qué actividades estaban realizando los otros y ofrecer o no ayuda para realizarlas. 

Enseñar y entrenar a los robots en desarrollar habilidades sociales puede tener beneficios en nuestras vidas. Por ejemplo, un robot en una residencia de personas mayores que tenga estas habilidades puede resultar de más ayuda al cuidarlas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación