Uno de los colectivos más susceptibles de sufrir abuso, abandono, explotación y violencia son los niños y niñas que habitan en contextos donde es necesaria la ayuda humanitaria. A lo largo de las últimas décadas se han realizado esfuerzos diversos por mejorar la respuesta por parte de los organismos de protección infantil frente a la violencia, focalizándose especialmente en su prevención.

La Alianza para la Protección de la Infancia en la Acción Humanitaria (The Alliance) es un grupo formado por diferentes instituciones a nivel mundial que trabaja para salvaguardar la niñez y la adolescencia en contextos de acción humanitaria. Su actividad gira en torno al establecimiento de protocolos de actuación y el ofrecimiento de apoyo técnico que garantice una protección de la infancia y adolescencia frente a la violencia y la explotación, realmente efectiva.

Uno de los proyectos más recientes que ha llevado a cabo The Alliance es la revisión documental Prevention Framework en la que el grupo analiza un total de 436 documentos, que van desde publicaciones científicas a informes divulgativos sobre aquello que se ha hecho hasta la fecha para prevenir la violencia hacia la infancia en los entornos humanitarios. Tras examinar esta documentación, el estudio extrae las actuaciones más significativas en este sentido y las clasifica en tres niveles diferentes según la evidencia científica que existe sobre las mismas: eficacia demostrada, efectividad no totalmente probada, eficacia no probada. A continuación, ilustra con ejemplos de buenas prácticas llevadas a cabo en diferentes lugares del mundo.

Así, como ya se ha visibilizado en anteriores publicaciones de DF y coincidiendo con otros estudios, uno de los hallazgos clave es la importancia de proporcionar acceso a una educación de calidad así como el desarrollo de habilidades para la vida, garantizando un entorno seguro e inclusivo como factor de protección y prevención de la violencia hacia la infancia y la adolescencia.