Esta semana la ONU ha presentado un informe sobre la situación de la violencia hacia la infancia y las mujeres en zonas de conflicto. Los datos son alarmantes. En el caso de la violencia sexual, las víctimas son un 98% niñas. 

Según el informe de la ONU, las situaciones de mayor violencia verificadas se produjeron en Afganistán, República Árabe Síria, República Democrática de Congo, Somalia y el Yemen. Entre todos ellos, Somalia es donde ha habido más incidencia.

Como ya es sabido históricamente, las víctimas más vulnerables en las zonas de conflicto son las mujeres y las niñas y niños. Pero en el caso del 2020, como se apunta el porcentaje de agresiones sexuales a niñas es estremecedor. 

Por este motivo, es urgente establecer estrategias efectivas internacionales para proteger a las niñas y niños de las zonas de conflicto, tienen derecho a poder vivir en entornos seguro, cero violentos, y no sufrir ningún tipo de agresión sexual. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación