De acuerdo con las estadísticas, la ciberviolencia de género, mediante el uso de las nuevas tecnologías, afecta a cuatro de cada diez chicas adolescentes en España. Aunque menos conocida, su alta prevalencia la ha convertido en una de las principales manifestaciones sobre la que trabajar para su identificación y, de este modo, para la superación de la violencia de género en todas sus formas. 

En esta línea, el pasado sábado, 26 de junio, se ha presentado en el Mangafest de Sevilla una campaña titulada “Lo paras o lo pasas”, orientada a la superación del ciberacoso y la violencia de género en las redes, como resultado del trabajo coordinado por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM).

Dirigida a todas aquellas personas que se han encontrado o puedan encontrarse en situaciones en las que reciben contenido multimedia de carácter violento y/o sexual a través de redes sociales, aplicaciones e internet, esta campaña está especialmente enfocada a personas jóvenes y en edades adolescentes por considerarse más vulnerables a la violencia ejercida a través del mundo digital. 

El objetivo que se plantea desde esta campaña es dar a conocer la posibilidad de denuncia, ante casos de difusión de este tipo de contenidos, a través del Canal Prioritario de la Agencia Española de Protección de Datos, desde donde se puede solicitar directamente la retirada de internet de esta clase de publicaciones en forma de fotografía, vídeo o audio. De acuerdo con los datos recogidos en Diario Sur, la AEPD recibió en 2020 más de 350 peticiones para la retirada de contenido violento o sexual tomado con o sin permiso, pero publicado sin consentimiento, con una efectividad de un 86% en dicha eliminación.

Ante cualquier situación de acoso y violencia, parafraseando a R. Milkman, en nuestras manos queda elegir si ser parte de la solución o, por el contrario, parte del problema. En este sentido, la consejera, Rocío Ruiz, ha apelado a la toma de posicionamiento cuando visualizamos ese contenido: “Al ver ese vídeo o fotografía cada persona debe decidir qué hacer: si se convierte en cómplice o si va a actuar. Si lo para o lo pasa. Si es parte del problema o de la solución”, como ha recogido Nius

De esta forma, actitudes upstander, como la fomentada por esta campaña, y reconocer y priorizar desde las edades más tempranas la importancia del consentimiento ante cualquier acto, posicionándose y tomando acción en todo momento, se convierten en claves fundamentales para la superación de la violencia, también desde el mundo virtual. 

Secciones: subportada