La tecnología está siendo un recurso clave en la superación de la crisis sanitaria mundial al convertirse en una ayuda decisiva en momentos de aislamiento. Por esta razón, en países como la India se está trabajando para acercar la tecnología a quien más lo necesita, las mujeres rurales más pobres. Asociaciones sin ánimo de lucro de este país están invirtiendo sus esfuerzos en hacerles llegar el acceso a internet y a teléfonos móviles (THOMSON REUTERS). 

La India es unos de los países que tiene una de las mayores brechas de género, lo cual supone una barrera para que algunas mujeres puedan acceder a tener un teléfono móvil, según un estudio de Harvard de 2018. Quienes más sufren la desigualdad digital son las mujeres rurales con bajos ingresos por tener menos oportunidades de acceso a los recursos y conocimientos digitales. Debido a las posibilidades que ofrecen los teléfonos inteligentes en la superación de la crisis del COVID-19, acercarles esta herramienta se ha convertido en un objetivo importante con el fin de que no queden privadas de cierta  autonomía y del acceso a servicios e información. 

Por ello, muchas asociaciones comunitarias en la India se han centrado en conectar a las mujeres rurales más pobres para facilitarles el acceso a internet con la asistencia sanitaria, el acceso a las ayudas económicas o simplemente a mantenerse en contacto con sus seres queridos durante el aislamiento o la cuarentena. Algo fundamental en el momento actual en que las tecnologías han creado nuevas líneas de atención que están facilitando atender a mujeres embarazadas que no pueden acudir a sus revisiones, mantener las consultas médicas, la disposición de recetas o derivar a la atención especializada. Además, las organizaciones comunitarias de ayuda a las personas más pobres advierten que a menudo las mujeres han sido llevadas al hospital más tarde que los hombres, y para entonces sus síntomas son más graves. 

Todo este trabajo de conexión tecnológica también está resultando muy necesario en estos momentos para que las mujeres con menos recursos no se queden a la cola de la vacunación, ya que la India exige registrarse en una aplicación de teléfono inteligente o página web para acceder a la vacuna.

Secciones: portada