twitter @theNASciences

La prestigiosa publicación científica Nature, en su sección de noticias, publicaba el pasado jueves que la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. (NAS por sus siglas en inglés) ha expulsado por primera vez en su historia a un acosador sexual

A pesar de que la institución modificara en 2019, los estatutos con el fin de proteger más y mejor a las personas víctimas de acoso sexual, en primer y segundo orden, y de que tenía sobradas evidencias de contar entre sus filas con acosadores, ha sido necesario esperar dos años más hasta que por fin ha tomado la medida de tolerancia 0 hacia este tipo de conductas. Si bien es cierto que no hubiera sido posible sin este primer e importantísimo cambio, se han tenido que librar algunas batallas más, tanto en el campo administrativo y legal como en el mediático, para que finalmente se haya pasado a la acción. 

Hace unos meses Nature volvió a denunciar el hecho de que, a pesar de contar con informes públicos de investigaciones y hallazgos que demostraban que, efectivamente seran acosadores, aún no se había expulsado a ciertos miembros. Esta circunstancia vuelve a mostrar, una vez más, que el mero hecho de que ser mujer y, en este caso, ocupar además un puesto de responsabilidad no garantiza que se haga frente al acoso sexual ya que la respuesta que ofreció su presidenta, Marcia McNutt, a las afirmaciones de la revista demostró no estar a la altura de las circunstancias y, por supuesto, no era un apoyo para las víctimas. 

Por otra parte, hay hombres que se posicionan en contra de la violencia de género demostrándolo con respuestas como la que dio François-Xavier Coudert, químico de la agencia de investigación nacional francesa CNRS en París, quien, tal y como cuenta Nature, envió un correo electrónico a la organización presentando una queja sobre cuatro acosadores que seguían perteneciendo al NAS, con copia a la presidenta, a quien también exponía no estar de acuerdo con el tipo de respuesta que había ofrecido frente a esta problemática, paralelamente a un intercambio de impresiones en twitter

A las presiones mediáticas del químico se unió otra denuncia formal que Seyda Ipeck, física teórica de partículas en la Universidad de California, presentó sobre dos acosadores, el recientemente expulsado Geoffrey Marcy y Francisco Ayala, adjuntando los informes que reúnen las evidencias que así lo demuestran y que también publicó mediante capturas en twitter.

Finalmente, la entidad ha echado a uno de los acosadores apuntando otro hito en la lucha contra el acoso sexual y se suma al avance inevitable de un movimiento social que trasciende a cualquier institución. Los hechos reflejan muy bien lo que ya se ha contado en anteriores publicaciones de DF, que siempre ha habido hombres y mujeres a favor de quienes acosan, incluso aquellas que se catalogan de feministas, y hombres y mujeres que han luchado siempre contra la violencia de género.

 

Secciones: subportada