pixabay

Bajo la dirección del arqueólogo Wojciech Ejsmond, los investigadores e investigadoras del Proyecto de Momias de Varsovia han descubierto que la momia del que consideraban ser el sacerdote egipcio Hor-Djehuty, se trata de la primera momia de una mujer egipcia embarazada.

La momia se conserva en el Museo Nacional de Varsovia y los resultados del estudio se han publicado en la revista Journal of Archaeological Science, donde se evidencia, tras un escáner de la momia, que en el abdomen aparecían los huesos de un diminuto pie. Posteriormente confirmaron que los huesos pertenecían a un feto que aún se encontraba en el útero de la mujer cuando fue momificada.

Los descubrimientos abren muchos interrogantes. ¿Quién era la mujer? ¿Por qué fue momificada con el feto? Son tantos los interrogantes que ya la han bautizado como “Dama Misteriosa del Museo Nacional de Varsovia”. Según el New York Times, por los descubrimientos se sabe que murió hace poco más de dos mil años, aproximadamente en el siglo I a.C., cuando tenía entre 20 y 30 años, y el desarrollo fetal sugiere que se encontraban entre la semana 26 y la 30 de gestación.

Este primer descubrimiento abre nuevos caminos en el mundo de la arqueología así como nuevos interrogantes sobre el mundo egipcio y para la historia  antigua de las mujeres.

Secciones: subportada