La Delegación del Gobierno de España contra la Violencia de Género ha presentado los resultados del informe Acoso sexual y acoso por razón de sexo en el ámbito laboral en España, elaborado por el sindicato Comisiones Obreras. Una de las cifras más alarmantes es que ocho de cada diez mujeres trabajadoras ha sufrido acoso sexual o acoso por razón de sexo en el trabajo, lo que significa que la violencia contra las mujeres está presente en los entornos laborales públicos y privados y en todos los sectores (Público).

El estudio, a partir de una muestra diseñada por comunidades y ciudades autónomas y compuesta por 1119 mujeres, está dirigido a analizar el acoso sexual y el acoso por razón de sexo en el ámbito laboral como prácticas de violencia y discriminación contra las mujeres. Se consideran prácticas que implican la vulneración de derechos fundamentales como el derecho a la dignidad, el derecho a la intimidad, el derecho a la libertad sexual, a la igualdad y no discriminación por razón de sexo, el derecho a la salud laboral y a la seguridad en el trabajo. Una violencia que sufre el 80% de las mujeres encuestadas. Un dato que aún podría ser mayor, pues, ante cifras tan elevadas, podría haber violencia normalizada que se estaría pasando por alto.

Otro dato estremecedor es que el 72% de las mujeres no lo comunica a la empresa y no denuncia estas conductas delictivas, o bien porque no se las cree, por miedo a perder el trabajo, por temor a las represalias, o bien por vergüenza o miedo al señalamiento por parte de los compañeros. El informe también muestra que el 51’6% de las víctimas desconocía si otras mujeres de su trabajo lo sufrían, lo que demuestra que es una violencia de la que no se habla y, por tanto, queda invisibilizada. También expone que las consecuencias de sufrir acoso son nefastas, ya que afectan a la salud en forma de alteraciones psicológicas como ansiedad, depresión, estados de nerviosismo, o trastornos del sueño, dolores de cabeza y problemas gastrointestinales. 

Son datos que ayudan a comprender mejor por qué en determinados sectores dominados por perfiles masculinos puede ser difícil conseguir una mayor representación de mujeres. En contrapartida, el informe propone incorporar actuaciones en los planes de igualdad para la detección, intervención y prevención del acoso, reforzar la inspección laboral o el marco normativo, lo cual es alentador. Esperemos que las medidas que se incorporen sean efectivas y consigan transformar esta realidad de impunidad para quien acosa, protegido hasta el momento por el silencio.

Recientemente conocemos el importante avance del Parlament de Catalunya que ha legislado contra el acoso sexual de segundo orden o SOSH, al considerarlo una violencia que perpetúa la violencia contra las mujeres. Al condenar la SOSH se consigue proteger de las represalias a las personas que se posicionan con las víctimas para que no se sientan solas frente al acoso y denuncien. Condenar el SOSH es clave para eliminar el acoso en cualquier contexto, también el laboral. Asimismo, para construir sociedades más “humanizadas”, como decía Freire.

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: portada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 2 =