El 14 de abril se celebró el 90 aniversario de la proclamación de la Segunda República española. 

En este período histórico se lograron cambios muy significativos por y para las mujeres en todos los ámbitos. Sin embargo, estas transformaciones no llegaron a la vida de todas ellas. Como explica la profesora Vicenta Verdugo, no dio tiempo debido a los cortos años de vida de la República y a la lentitud en el cambio de pensamiento.

Desde mayo de 1931 hasta el verano de 1933 se promulgaron 17 textos legales en los que se hacía referencia de forma concreta a la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, aunque hubo muchas limitaciones para llevarlo a la práctica.

Lo que es indudable, es que en esta época aparecen mujeres que lucharon y conquistaron cambios que seguimos disfrutando en nuestros días. Asimismo, ellas no surgen de la nada, también vienen de una larga trayectoria histórica de lucha de movimientos y asociaciones formadas por mujeres de las que no conocemos sus nombres. En esos momentos, ya llamaban a la unión de todas para reclamar respeto y avanzar por sus ideales.

Muchas de las mujeres que sobresalieron y formaron parte de la élite intelectual de la época tuvieron relación con el proyecto pedagógico de la Institución Libre de Enseñanza y la Residencia Internacional de Señoritas. Por esta institución pasaron las abogadas Victoria Kent y Clara Campoamor, la escritora Margarita Nelken, las pintoras Maruja Mallo y Deli Tejero, la periodista Josefina Carabias, la química Dorotea Barnés González o la meteoróloga Felisa Martín Bravo. Otro espacio muy representativo fue el Lyceum Club Femenino desde 1926, un espacio de libertad, encuentro y diálogo. En él participaron mujeres como María Zambrano, Carmen Conde, Elena Fortún, Ernestina de Champourcin, Zenobia Camprubí o Rosa Chacel.

Toda la lucha colectiva y las mujeres que representaron la voz de las demás consiguieron el voto femenino, la incorporación de las mujeres de clases medias al sector servicios o el seguro de maternidad.

También hubo personas que reivindicaron y lucharon porque las mujeres tuvieran libertad sexoafectiva,  y para que pudieran pensar y decidir respecto a la maternidad, como proclamó la anarquista Lucia Sánchez Saornil del grupo de Mujeres Libres. En este sentido, fue la misma quien empezó a hablar del deseo sexual lésbico en sus poemas, un tema tabú hasta la fecha.

En definitiva, fue una etapa muy relevante de nuestra historia en la que gracias a miles de mujeres se hicieron conquistas que actualmente seguimos disfrutando. Nunca serán conocidos los nombres de todas ellas, por eso, debemos ser conscientes de todas las mujeres que han estado desde años atrás luchando por los sueños que viviríamos nosotras, y nos queda trabajar por las niñas y mujeres que vendrán. 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: subportada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 14 =