Colombia ha dado un paso más en su ley contra los delitos sexuales contra los menores. A partir de ahora, dichos delitos no prescribirán nunca, y las víctimas podrán denunciar cuando decidan sin temor a que hayan prescrito.

Se suma así a los países que abogan por la no preinscripción, no es el caso de España, donde la preinscripción es a los treinta años. Este avance se añade al del pasado año donde se incluyó la condena de cadena perpetua para los agresores sexuales y asesinos de menores. 

Según UNICEF, al menos 120 millones de niñas menores, 1 de cada 10 han sufrido agresiones sexuales, aunque se intuye que la cifra real es mayor. 

Secciones: subportada