La revista HSE Social and Education History acaba de publicar el artículo científico Presenting Beauvoir as a Feminist Neglectingher Defense and Accusations of Pedophilia en el que se desvela cómo se ha ocultado la defensa y las acusaciones de pederastia de Simone de Beauvoir, e históricamente ha sido encumbrada como un referente del feminismo moderno, una demócrata y un ejemplo de lucha contra el acoso y el abuso. 

Las autoras del artículo han realizado una revisión bibliográfica y quince entrevistas comunicativas a feministas de la segunda mitad del siglo XX y del siglo XXI formadas en diferentes ciencias sociales. El artículo explica que, a pesar de que es público que Beauvoir defendió públicamente la despenalización de la pederastia, y de que fue condenada y apartada de la enseñanza por un caso de abusos a una estudiante menor de edad, ha sido presentada en muchos artículos científicos como un ejemplo de la lucha por la libertad sexual y contra el acoso. En algunos artículos e incluso enciclopedias prestigiosas, se presenta todo esto sin analizar prácticamente la defensa de la pedofilia por parte de la autora. En uno de ellos en los que sí se menciona esto, no se hace para criticar sino que se presenta como un hecho positivo, como una “opinión progresista” de la autora. 

Por otra parte, también se presenta a Beauvoir como una demócrata anti-Nazi que denunció los horrores del holocausto a través de su trabajo. Sin embargo, se oculta que Beauvoir trabajó para el Gobierno de Vichy, colaboracionista de los Nazis. Otro punto importante es que se argumenta que creó el feminismo moderno, describiéndola como una luchadora por la libertad y por la emancipación de las mujeres. No obstante, las autoras del artículo publicado, presentan evidencias de que de esta manera se invisibiliza a feministas que antes, o mientras que Beauvoir estaba defendiendo la descriminalización de la pedofilia y trabajando con un gobierno colaborador del nazismo, estaban mejorando las vidas de las mujeres, como Mujeres Libres o las Mujeres de Boston. Igualmente, es importante destacar que la propia Simone de Beauvoir no se consideraba feminista en un primer momento. Ya en una entrevista en 1972, años después de haber publicado “El Segundo Sexo” expresó que no veía la necesidad del feminismo y que sólo recientemente había empezado a considerarse feminista. 

Los resultados de las quince entrevistas muestran que a lo largo de su formación académica en ciencias sociales, se les ha “vendido” una visión sobre Simone de Beaouvir como una defensora de la igualdad y la madre del feminismo moderno. Algunas participantes descubrieron los ocultamientos posteriormente, en seminarios científicos en los que han participado o en publicaciones como esta de El Diario Feminista. Entre las muchas aportaciones de los resultados, cabe destacar que “El Segundo Sexo”, texto encumbrado como una referencia fundamental en el feminismo moderno, no es, en realidad, considerado una referencia para muchas feministas actuales. Las participantes aseguran que no han aprendido sobre cuestiones de género o feminismo a través de Beauvoir y este libro, sino de otras mujeres que han hecho contribuciones que han mejorado la vida de las mujeres, especialmente de las más vulnerables.  

Esta publicación científica es fundamental para desvelar los ocultamientos que se han hecho sobre la figura de Simone de Beauvoir; al mismo tiempo que acerca a la ciudadanía, cada vez más concienciada contra el acoso gracias a movimientos como el #MeToo, las evidencias científicas que permiten clarificar y las voces de feministas que en su teoría y práctica cotidiana tienen como referente a feministas realmente coherentes con la libertad, la democracia, la igualdad y la violencia 0.

Secciones: portada