Las evidencias científicas demuestran que es esencial que las oportunidades educativas tempranas apoyen un mayor desarrollo de habilidades instrumentales para que la trayectoria académica de todos los niños y niñas sin excepción sea de éxito y contribuir así a los sueños de todas las familias de ofrecer un futuro mejor para sus hijos e hijas.

La investigación “The relationship between mathematical literacy at kindergarten entry and public preschool attendance, type, and quality”, publicada en Early Childhood Education Journal, estudió la relación entre la competencia matemática de los niños y las niñas al ingresar al jardín de infancia y la asistencia, el tipo y la calidad de la Educación Infantil en relación con diversos datos demográficos. Las investigadoras recopilaron los registros de inscripción en Educación Infantil en todo el estado de Utah y los resultados de la evaluación en alfabetización matemática en el momento de la escolarización con una muestra de 45.895 niños y niñas de escuelas públicas durante un año escolar (2017/2018).

Las pruebas realizadas indicaron que los niños y las niñas procedentes de familias con un nivel socioeconómico bajo experimentaron un mejor desempeño en la alfabetización matemática temprana cuando asistieron a la Educación Infantil. Además, los primeros resultados de alfabetización matemática mejoraron también para los niños y las niñas de minorías étnicas y estudiantes con discapacidades que participaron en programas presenciales, en línea y/o en ambos tipos de intervención en comparación con quienes no lo hicieron.

En conclusión, el análisis de la asistencia a los centros de Educación Infantil, teniendo en cuenta diversas variables demográficas (sexo, situación socioeconómica, minoría étnica, estudiantes con discapacidades, edad), indicó correlaciones significativas con el rendimiento de los niños y niñas de familias no académicas. Por ello, es urgente asegurar una Educación Infantil pública de calidad para superar las brechas de la desigualdad educativa que se va forjando en las primeras etapas escolares.

Los resultados de este estudio señalan también la importancia de priorizar el acceso a una Educación Infantil de calidad para los niños y las niñas más vulnerables como estrategia eficaz a la hora de proporcionar intervenciones tempranas superadoras de desigualdades con respecto al punto de partida. Esto contribuirá a que todos los niños y todas las niñas puedan tener sueños “grandes” en sus horizontes educativos y que quienes somos docentes en Educación Infantil trabajemos desde las más altas expectativas para todos y todas y proporcionemos el andamiaje necesario para su logro.

Secciones: subportada