Emilia Serrano. Wikipedia

Destaca la protagonista del artículo no sólo por lo que leemos en el título sino por los viajes que realizó por el continente americano en una época en que las mujeres apenas salían de su lugar de origen. Pero, no hablaríamos de sus viajes si no fuera porque el objetivo de los mismos no consistía sólo en el hecho de viajar.

Emilia Serrano nació en Granada, sin embargo, no se sabe con caridad la fecha exacta de su nacimiento, aunque la catedrática Amelina Correa lo fija en 1833 o 1834.

En su infancia vivió en París, donde estudió. Manifestó desde entonces una gran afición por la lectura, por lo que sus compañeras de colegio la apodaban Madame Minerva. Fue una estudiante brillante, que, además, dominaba varios idiomas.

Entre 1857 y 1861 dirigió en Madrid los siguientes periódicos: La Caprichosa y La Nueva España. Asimismo, colaboró en otros como: El Eco Ferrolano, El Último Figurín, El Correo de la Moda, Las Hijas del Sol y otros. Algunos de los escritores que conoció, como Alfonso de Lamartine, Alejandro Dumas, Francisco Martínez de la Rosa, colaboraron en su revista, Revista del Nuevo Mundo.

En esta época publicó obras de casi todos los géneros literarios: poesía, ensayo, libros de viajes, de Historia.

En 1865 viajó a América por primera vez. La realidad americana la fascinó, de modo que realizó otros cinco en los que recorrió el continente por completo.

Fruto de estos viajes, escribió varios libros: Apuntes de Guayaquil a Quito, Americanos célebres, América y sus mujeres, América en fin de siglo, El mundo literario americano, entre otros.

Es importante la obra realizada sobre América porque no reprodujo sus impresiones desde la mirada de un turista sino de una persona literata que quería desterrar los estereotipos sobre el continente americano. En estas obras expuso su preocupación por mejorar la sociedad de la época, quiso contribuir a la educación de la mujer, extender el progreso y difundir la literatura francesa. sobre todo, le interesó escribir sobre los rasgos de identidad americanos.

Según Velasco, Emilia Serrano era una “americanista original que exploraba los límites de la historia y de la autobiografía, del rigor y de la pasión, del método científico y de la aventura”.

Trató de desmontar las falsedades que circulaban por Europa sobre América y de dar a conocer la realidad de otros pueblos, al tiempo que abogó por la educación para reducir las desigualdades tanto entre países como de género.

La profesora Simona Barbagallo escribió que “no se coformó con contemplar bellos monumentos, admirar hermosos paisajes, tratar con todas las capas sociales, desde altos mandatarios hasta humildes indios, y disfrutar de obras de arte, sino que se implicó en los acontecimientos políticos y sociales de su época, como la esclavitud, las revoluciones y los golpes de estado.”

La propia escritora dejó clara su fascinación por el continente americano en su libro América y sus mujeres: “América es algo superior a cuanto elab oró la mente: la realidad supera a los ideales másinverosímiles”.                                                   

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación