By Quantum Priest - Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=98543779

Como entusiasta jugadora de bádminton, la ugandesa Catherine Nakalembe quería estudiar ciencias del deporte en la universidad, pero no obtuvo las calificaciones requeridas para una subvención del gobierno lo que la empujó a un camino que la llevó a la Nasa y ganó un prestigioso premio de investigación alimentaria.

Como explica en la BBC, cuando la Dra. Nakalembe trató de explicarle a un agricultor de Karamojong en el noreste de Uganda cómo su trabajo usando imágenes tomadas de satélites a cientos de kilómetros sobre la Tierra se relaciona con su pequeña parcela, se rió. Si bien utiliza las imágenes de alta resolución en su trabajo pionero para ayudar a agricultores y gobiernos a tomar mejores decisiones, todavía necesita ponerse manos a la obra para perfeccionar los datos. 

Nakalembe, es profesora asistente del departamento de ciencias geográficas de la Universidad de Maryland en los EE.UU. Utiliza los datos satelitales para estudiar la agricultura y los patrones climáticos. Su trabajo es especialmente importante en áreas agrícolas dominadas por pequeños propietarios que pueden estar plantando diferentes cultivos en diferentes momentos, lo que genera una gran cantidad de variables. Esa complejidad hace que sea casi imposible de monitorear para la mayoría de las autoridades. Esa información se combina con los datos recopilados sobre el terreno sobre los cultivos y su estado para construir un modelo que aprende a reconocer patrones para ayudar a hacer predicciones. Al mismo tiempo dirige la sección de África del programa de alimentación y agricultura de la NASA.Con la información recopilada sobre el terreno o enviada por los propios y las propias agricultoras, puede distinguir entre tipos de cultivos y crear un mapa que muestre si las granjas están prosperando en comparación con el mismo cultivo en otras partes de esa región. El modelo se ha utilizado en lugares como los EE.UU. donde la agricultura mecanizada se lleva a cabo a escala industrial. La información puede ayudar a tomar decisiones sobre cuándo regar o cuánto fertilizante se debe usar. 

Las primeras investigaciones de la Dra. Nakalembe permitieron a 84.000 personas en Karamoja evitar los peores efectos de un clima muy variable y la falta de precipitaciones. También es una prueba de que los gobiernos pueden utilizar para planificar la respuesta a desastres en caso de que se produzcan pérdidas de cosechas o inundaciones repentinas, y salvar a las comunidades de la hambruna

Secciones: Noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación