La IWF aplaude la decisión de las empresas de tecnología (Google, Microsoft, Linkedin, Roblox, Yubo) de reafirmar su compromiso de seguir activas en identificar si en sus plataformas se está o no compartiendo materiales de abusos sexuales a menores para denuniciarlo y garantizar que son un espacio seguro, libre de violencia sexual hacia las niñas y niños.

La renovación del compromiso viene dada por la entrada en vigor del Código Europeo de Comunicaciones (EECC) que extiende la protección legal para los datos de comunicaciones confidenciales en todos los estados miembros de la UE.  

El gran temor de la IWF y de otras organizaciones defensoras de la protección y los derechos de la infancia es precisamente que las nuevas reglas de privacidad electrónica  de la UE puedan facilitar a los delincuentes sexuales compartir videos de abuso sexual y violación infantil con mayor facilidad y protección, al estar amparados por la ley de protección de datos.

No cabe decir que este hecho implicaría un gran retroceso en lo conseguido hasta ahora. Urge que la UE sitúe entre las excepciones de dicha norma legal el seguimiento de crímenes sexuales a niñas y niños.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación