Como se publicaba en el Diario Feminista el pasado 10 de diciembre, la principal preocupación en estos momentos de pandemia de la UNFPA es la protección de mujeres y niñas que se encuentran en procesos de maternidad vulnerable en todo el mundo. La agencia de la ONU dedicada a mejorar la salud reproductiva y materna en todo el mundo (UNFPA) hizo un llamado el pasado lunes para 2030 para ayudar a evitar posibles “consecuencias nefastas” en torno a los embarazos y las muertes maternas. El Fondo de Población de las Naciones Unidas anunció la siguiente fase de su Asociación de Suministros para asegurar anticonceptivos esenciales y medicamentos para la salud materna para millones de mujeres y adolescentes durante la próxima década.

El trabajo de la principal acción humanitaria del mundo en esta línea conlleva un llamado a la responsabilidad de toda la comunidad mundial con el compromiso de apoyar a las mujeres y las niñas ya que no hacerlo comportará más embarazos no deseados, más abortos inseguros y más mujeres que mueren por causas prevenibles.

La organización pretende conseguir $ 2.5 mil millones para 2030 para prevenir 141 millones de embarazos no deseados, 328,000 muertes maternas y 42 millones de abortos inseguros. Hasta la fecha, los servicios de anticoncepción y salud materna proporcionados por el programa han tenido el potencial de evitar 89 millones de embarazos no deseados, 227.000 muertes maternas, 1,4 millones de muertes infantiles y 26,8 millones de abortos inseguros.

El principal objetivo de la organización es crear un mundo más inclusivo y próspero abordando la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y las jóvenes.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación