El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha ratificado la condena de tres años y medio de cárcel a un hombre de 24 años por abusar continuadamente de una menor de once que, además, tuvo que someterse a un aborto al quedarse embarazada como resultado de estas violaciones. Además, se ha condenado al acusado a indemnizar a la víctima con 30.000€ por los abusos continuados a los que la sometió. 

La cuantía de la indemnización ha sido el motivo que ha llevado al procesado a recurrir la sentencia ante el Alto Tribunal Andaluz ya que la consideraba excesiva. Según informa el diario Jaén, la defensa del abusador ha alegado que el daño que ha sufrido esta niña es menor porque es de etnia gitana y en su cultura es costumbre mantener relaciones sexuales desde muy jóvenes.

Este pseudoargumento extremadamente racista pretende tanto buscar justificaciones y disculpas a la violación de menores como continuar incrementando el odio y los prejuicios hacía el pueblo gitano. Finalmente, el TSJA ha rechazado de forma tajante reducir la indemnización y confirma de forma íntegra la sentencia. No obstante, esta todavía puede recurrirse en casación ante el Tribunal Supremo.

Es deber de todas las personas feministas condenar y luchar por que todos los niños y niñas puedan vivir una infancia segura y libre de violencia, y denunciar cuando se utiliza su vulnerabilidad consecuencia del racismo para atacarlos de una forma tan lamentable. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación