Existen numerosos ejemplos, cada vez más, de cómo la realidad virtual puede beneficiar la práctica diaria de profesionales en ámbitos como la salud, la educación o las empresas, entre otros. Sin embargo, quizá es menos conocida la aplicación de este tipo de tecnologías en la moda. Hace unos meses, la diseñadora israelí Ganit Goldstein lanzaba una exhibición de moda presentando una de las primeras colecciones de ropa que utiliza impresión 3D y realidad virtual de manera innovadora.

La colección, titulada “WeAreAble”, logra una creación de prendas personalizadas gracias a unir técnicas japonesas tradicionales de tejido con tecnología de impresión 3D y realidad virtual que permite realizar las prendas en base a medidas sacadas de un escáner corporal de 360 grados. Para realizar la colección, ha combinado su formación en artesanía y tejido tradicional japonés con la colaboración de diferentes empresas tecnológicas.

Aunque inicialmente Ganit planeaba lanzar la colección en la “Wear it Berlin Exhibition”, debido a la pandemia ha llevado a cabo una exhibición de 360°. Tal y como explica en designboom, con esta colección personalizada espera poder contribuir a una alternativa más ecológica en la industria de la moda sin renunciar a la calidad.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación