Francisca Bartolozzi

Francisca Bartolozzi, más conocida como Piti o Pitti Bartolozzi nació en Madrid en 1908. Destaca como dibujante, pintora e ilustradora de cuentos infantiles y escritora, aunque también hizo trabajos como grabadora y cartelista.

Esta artista pertenecía a una familia de artistas: dibujantes, en su mayoría. En 1921 entró a estudiar en el Instituto Escuela, creado tres años antes como extensión de la Institución Libre de Enseñanza, donde tuvo como profesores a Menéndez Pidal, María de Maeztu, Victoria Kent, entre otros. 

Posteriormente, su padre la animó a que ingresara en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.

Participó de las actividades del Lyceum Club Femenino y de la amistad de algunas de sus participantes. Fue una de las primeras impulsoras del Primer Salón de Dibujantas, que se celebró en 1931.

Piti Bartolozzi fue una pionera en el panorama artístico español del primer tercio del siglo XX, junto con Maruja Mallo, Remedios Varona o Delhy Tejero.

En sus comienzos desarrolló su trabajo en la ilustración de cuentos infantiles, en la Editorial Calleja; el cómic y la escenografía como los trabajos que realizó para el Teatro Español o el de Mérida, o para las Misiones Pedagógicas. 

Durante estos años forjó su interés estético y pronto se decantó por las ilustraciones para los cuentos infantiles, y el mundo rural. Sus principales recursos estéticos eran: el dibujo libre y expresionista, colores brillantes, imaginería surrealista.

Después de la Guerra civil su labor artística se centró en la pintura mural, iglesias, colegios, comercios, cómic e ilustración gráfica, escenografía y vestuario, exposiciones.

Su creación artística se caracteriza por su original fantasía e imaginación. 

Asimismo, desarrolló una extensa labor como escritora: cuentos, artículos de opinión, obras de teatro.

Como escritora de cuentos infantiles publicó en revistas como Bazar y Teresa. Como ilustradora, dibujó cuentos de diversos autores, y con textos de Aurora Medina realizó libros sobre temas de Pedagogía.

A partir de 1930, publicó historietas en la revista Crónica, en la sección Cuentos para niños, junto con Antonio Robles y Elena Fortún. En ese periodo creó sus conocidos personajes Canito y la Gata Peladilla, protagonistas de sus historietas.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación