El pleno del Ayuntamiento de Barcelona aprobó por unanimidad, el viernes pasado, otorgar la Medalla de Oro al Mérito Deportivo a la centenaria pionera del baloncesto femenino en España, Encarna Hernández. Éste es el máximo reconocimiento que la ciudad puede otorgar. 

Encarna Hernández Ruiz (Lorca, Murcia, 1917) llegó a Barcelona de niña, junto a sus padres y diez hermanos, y fue jugadora, la primera entrenadora de España y árbitra de baloncesto hasta su retirada en 1953. 

Encarna tiene ahora 103 años y con esta Medalla se le reconoce su trayectoria deportiva. Ha sido un referente, ya que en esa época comenzaba el deporte en España y ella representa a una generación de pioneras que soñó y trabajó por la igualdad de oportunidades en el deporte como herramienta de construcción social. Se le conoce por “la niña del gancho” ya que destacaba en este lanzamiento. 

En 1931 participó en la fundación del Club Atlas, pionero del baloncesto en España, y fue su máxima anotadora absoluta, por encima de los hombres. En 1932 se disolvió el club y sus jugadores y jugadoras pasaron a formar parte del Club Laietà, con el que ganó el primer Campeonato Femenino de Catalunya (1935-1936), contando todos sus partidos por victorias.

Además, Encarna fue la primera entrenadora de España al dirigir, ya en 1932, al Peña García de L’Hospitalet de Llobregat, el primero de sus seis conjuntos como técnico.

A día de hoy numerosas jugadoras como Amaya Valdemoro, Elisa Aguilar y Laia Palau visitan su casa museo para poder conocerla. 

Encarna es una de las mujeres que han abierto camino a otras en el mundo del deporte y, como ella misma dice, para lograrlo le ha ayudado la energía, el corazón y la elegancia.  La “chica del gancho”, mantiene viva la llama de la ilusión, como refleja en sus tuits, mostrando y regalando su vitalidad, fuerza y pasión por este deporte. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación