El pasado 19 de febrero, el Diario Feminista publicaba un artículo sobre el posicionamiento que han tomado los Boy Scouts of America (BSA) ante la estimación de unas 12.254 víctimas de abusos por parte de unos 8.000 abusadores de la entidad. Lo que dejaba ya en aquel momento a la organización en bancarrota. 

El pasado lunes se cerró el plazo para presentar denuncias. Mientras que el domingo las denuncias de presuntas víctimas eran 82.000, el lunes, en el cierre de plazo, las denuncias habían crecido hasta 92.700. Los abogados de la macrocausa resaltan en The New York Times la prevalencia de los abusos en todas las denuncias emitidas, aunque se tendrá que estudiar cuántas de estas denuncias son por abusos directos y cuántas por presenciarlos o conocerlos. Sean directos o conocidos, los números relatan una situación muchísimo más grave de lo que se pronosticó, con muchas vidas afectadas.

Se tendrá que ver cómo se procede con el juicio, cómo se da voz a las víctimas y cómo esta macrocausa pionera pone de manifiesto la vulnerabilidad de la infancia en todos los entornos, incluidos aquellos que parecen más progresistas.

Secciones: Noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación