Los mercados de infantes han sido durante la historia una estrategia de los mercados negros para obtener dinero e influencias, sin tener en cuenta a las madres ni a las criaturas. Importantes han sido los altavoces que estas madres y bebés han tenido para denunciar lo sucedido y en algunos casos por recuperar sus historias de vida y sus vínculos robados.

La BBC ahora pone de relieve un mercado negro de bebés en Kenia. Africa Eye se infiltró en las redes de tráfico que venden bebés por tan solo £ 300. Mujeres vulnerables por su situación socioeconómica acaban siendo víctimas de robos de sus bebés lo que las lleva a adentrarse en el mercado negro fruto de la desesperación de encontrar a sus criaturas y recuperarlas algún día. En Nairobi se está atacando a mujeres vulnerables para alimentar un próspero mercado negro de bebés. A lo largo de una investigación de un año, Africa Eye ha encontrado evidencia de bebés arrebatados a madres sin hogar y vendidos para obtener ganancias masivas. Descubrieron el tráfico ilegal de niños en clínicas callejeras y el robo de bebés por encargo en un importante hospital administrado por el gobierno. Lo que conlleva una enorme complicidad gubernamental con las mafias

A pesar de estar penado por los derechos humanos, el tráfico de bebés con fines económicos o de explotación sexual persiste aun en muchos países, controlado por mafias internacionales de trafico de seres humanos. Aquí la importancia de las ONG internacionales que siguen denunciando y trabajando para erradicar esta problemática con unas consecuencias tan fuertes para las madres, las criaturas y la ciudadanía mundial.

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación