Un grupo de investigadores del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid, liderado por Montserrat Graell, ha publicado recientemente en la revista European Eating Disorders Review el estudio Children and adolescents with eating disorders during COVID‐19 confinement: Difficulties and future challenges sobre el impacto del confinamiento debido a la COVID-19 en la atención a pacientes menores de edad en tratamiento hospitalario por trastornos de la conducta alimentaria.

El estudio tenía como objetivo explorar el impacto que tenía en los y las pacientes de la unidad de trastornos alimentarios del hospital el hecho de tener que adaptar los protocolos del tratamiento que estaban recibiendo, examinando también variables clínicas y si eran pacientes ambulatorios, pacientes de hospital de día o pacientes hospitalizados en otros programas de atención.

El equipo de Graell y sus colegas realizó 1.329 (73,10%) consultas de salud vía teléfono y 489 (26,9%) consultas externas presenciales con 365 pacientes sometidos a tratamiento en la clínica ambulatoria o en el hospital de día.

Los resultados obtenidos muestran que casi la mitad de los infantes y adolescentes estudiados experimentaron una reactivación de los síntomas de los trastornos de la alimentación a pesar del tratamiento, y los pacientes graves (25%) presentaron riesgo de autolesión y suicidio.

La investigadora M. Graell y sus colegas concluyen que la implementación del programa de teleterapia permitió continuar el tratamiento a los y las pacientes durante el período de confinamiento. Asimismo, el mayor reto estuvo en los servicios del hospital de día debido a los mayores grados de gravedad y una mayor tasa de hospitalización de los pacientes de esta unidad. Sostienen las y los autores que es necesario mantener un programa de hospitalización adaptado durante todo el confinamiento, ya que se ha observado que la necesidad de hospitalización de niños/as y adolescentes con trastornos de la conducta no disminuye con el confinamiento.