El primer ministro de Canadá, junto a entidades ciudadanas y sociedad civil han manifestado su rechazo al racismo expresado por parte de personal sanitario hacia Joyce Echaquan, quienes insultaron a la mujer mientras agonizaba en el centro de salud, donde falleció el pasado lunes.

Dadas las graves circunstancias, Joyce Echaquan se grabó en Facebook Live pidiendo ayuda urgente, mientras se pueden oír las personas sanitarias insultándola y culpabilizándola de su estado de salud. Los familiares afirmaron ante los medios públicos canadienses que les daba miedo de que le estuvieran dando demasiada morfina. 

Las instituciones del país, así como las regionales, como el primer ministro de Quebec, Fraçois Legault se han posicionado contra el racismo ejercido contra la mujer, abriendo ya una investigación sobre las prácticas médicas ejercidas a la mujer para comprobar las negligencias, las que son denunciadas con frecuencia contra la comunidad indígena en el sistema de salud canadiense. 

Las protestas se han extendido en muchas ciudades del país, rechazando la discriminación y el racismo que recibió Joyce Echaquan y las muestras de solidaridad desde el lunes son imparables. Mientras que una de las enfermeras ya ha sido despedida. La ciencia ya ha evidenciado a nivel internacional la necesidad de actuar contra las prácticas racistas y edistas en el sistema sanitario para que los grupos vulnerables puedan superar barreras sanitarias y sociales. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación