https://news.harvard.edu/gazette

Las vidas de las niñas y de los niños en todo el mundo se ve afectada por la pandemia de covid-19, con índices cada vez más elevados. Abrir escenarios online guiados son una oportunidad para la infancia en la creación de aprendizajes y sentimientos que les protejan ahora y en el futuro. Las interrupciones y disminución de los períodos escolares a largo plazo tienen impactos adversos, entre ellos, el aumento de la violencia en la infancia. Desde PBHA’s Harvard College creen necesaria la prevención de las consecuencias futuras que esta situación puede conllevar a los niños y las niñas.

Conscientes de que las comunidades necesitan en estos momentos más apoyo que nunca, PBHA’s Harvard College no ha cancelado, sino que ha reconvertido todos los programas de atención extracurricular en los que colabora. Se realizan con personas voluntarias, a través de entornos virtuales con pequeños grupos de chicos y chicas, y un maestro que apoya a la persona voluntaria. Con la intención de no aumentar excesivamente las horas de pantalla, los programas integran también la dinamización de actividades que les alejen de las mismas para preparar dibujos, talleres, lecturas, etc. que luego compartirán con el grupo. Los programas contienen clubs de lectura, de idiomas, arte, acompañamiento deportivo, campamentos virtuales, etc.

La misión fundamental de estos programas durante de pandemia Covid-19 es proteger a la infancia. Crear espacios virtuales seguros para los chicos y las chicas, les posibilita compartir sus sentimientos y contribuir así a la salud mental desde edades muy tempranas. Se trata de que los chicos y las chicas dispongan de herramientas para vivir la situación actual y otras dificultades que puedan surgir en el futuro. Consideran que estos programas tendrán una incidencia clave en el mejor futuro de las chicas y los chicos, pero también en el desarrollo comunitario. 

Entre los más de 50 programas disponibles destacamos “Strong women, strong girls dirigido a niñas y mujeres. Este espacio impulsa la construcción de redes de mujeres comprometidas con el cambio social, logrando el empoderamiento mutuo entre mujeres y niñas, a través de referentes femeninos valiosos.

No solo la abertura de las escuelas solucionará las situaciones de desigualdad y abuso crecientes en la infancia más vulnerable. En sintonía con otras investigaciones realizadas en España, necesitamos iniciativas que permitan reimaginar otros entornos posibles y abrir más espacios seguros para las chicas y los chicos. Entornos que se caracterizan por fomentar conjuntamente la calidad de los aprendizajes, el desarrollo socio afectivo, la diversión, la amistad y la participación en la comunidad. Entornos que matengan fuertes las esperanzas y sueños de nuestro mayor tesoro futuro: las niñas y los niños.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación