Las experiencias adversas en la infancia (llamadas ACE según sus siglas en inglés) son importantes de tener en cuenta como principales determinantes sociales de la salud para que, sobre todo las personas encargadas de gestionar las políticas públicas en este aspecto, tengan un conocimiento preciso sobre las tendencias generacionales en su prevalencia.

Así, el objetivo de este artículo Trends in Adverse Childhood Experiences (ACEs) in the United States, es revisar los datos disponibles de tendencias sobre las principales formas de experiencias adversas en la infancia. A nivel metodológico, el autor, de la University of New Hampshire, del Centro de Investigación de Delitos contra la Infancia, realizó una búsqueda de bases de datos académicas combinando el término “tendencia” con una variedad de términos que se refieren a las adversidades de la niñez.

Los datos disponibles de tendencias sobre Experiencias Adversas en la Infancia (ACE) del siglo XX muestran disminuciones a lo largo de varias décadas en la muerte de los padres, enfermedades de los padres, muerte de hermanos y pobreza, pero aumentos curante varias décadas en el divorcio de los padres, el abuso de drogas por parte de los padres y el encarcelamiento de los padres. Sin embargo, los datos de tendencias más recientes sobre las ACE durante los primeros quince a dieciocho años del siglo XXI muestran disminuciones en las enfermedades de los padres, la muerte de hermanos, la exposición a la violencia doméstica, la pobreza infantil, el divorcio de los padres, las enfermedades infantiles graves, el abuso físico, el abuso sexual, el abuso físico y emocional, bullying y exposición a la violencia comunitaria. Dos aumentos de ACE del siglo XXI fueron por abuso de alcohol y de drogas por parte de los padres. 

Los resultados generales tienden a mostrar más mejoras históricas y recientes en las ACE que deterioros. El autor también afirma que, en el caso de EE.UU., aún está muy por detrás de otros países desarrollados en muchos de estos indicadores. Por lo tanto, es importante tomar conciencia de las mejoras y de los desafíos persistentes. Son claves para motivar a las personas responsables de la formulación de políticas y los y las profesionales y para incitarlos a reconocer la viabilidad del éxito en la prevención de las Experiencias Adversas en la Infancia.

Secciones: subportada