El pasado sábado una pareja homosexual sufrió una agresión física en la calle mientras iban paseando. Un agresor se acercó a ellos con una barra de hierro y los agredió. El presunto autor del delito fue detenido por los Mossos el mismo día para pasar a disposición judicial por un delito de lesiones y por vulnerar el ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas.

La libertad sexual y el derecho a expresarla públicamente sin temer represalias es una de las conquistas de las sociedades democráticas. Si bien hay varios países que ya reconocen el derecho de las personas del mismo sexo a formar pareja, todavía existen países que siguen penalizándolo y en el peor de los casos, incluso con pena de muerte. 

Atacar a personas que deciden libremente a expresar su amor con personas de su mismo sexo, es atacar la libertad también de todas y todos, nuestras sociedades serán más libres en cuanto sean más seguras para todas las personas 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación