Ayer fue detenido en Vigo un hombre que tras amenazar a su mujer delante de sus hijos menores.  La victima temiendo por su vida se encerró en el lavabo y llamó a la policia que vino ipso facto a detener al agresor. 

La víctima declaró que ya le había agredido físicamente la anterior semana, y temiendo por la vida de sus hijos y la suya propia, decidió romper el silencio.

La combinación entre la decisión rápida de la mujer y la actuación rápida de la policia ha sido efectiva para la proteción de la víctima y sus hijos.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación