La crisis de COVID-19 ha provocado cambios drásticos en el mundo, especialmente en las mujeres. En medio de esta situación las mujeres están mostrando su solidaridad con las demás personas. 

Este es el caso de las agricultoras de la aldea de Maradisi en Georgia, como informa relif web de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA). Es la historia que se dio a conocer a principios de mayo en las redes sociales y en los medios, según la cual las mujeres agricultoras se encargaron de la siembra para salvar las cosechas de las familias vecinas que estaban siendo tratadas por COVID-19. De esta forma aseguraron las únicas fuentes de ingreso de estas familias.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación