Las mujeres emprenden acciones legales para que los tribunales militares no juzguen los presuntos casos de violación en las fuerzas armadas en el Reino Unido

Tres mujeres de Reino Unido, que sirven en las fuerzas armadas, han iniciado acciones legales destinadas a evitar que los tribunales militares juzguen los presuntos casos de violación en el Reino Unido, quejándose de que la tasa de condenas es de cinco a seis veces menor que en los tribunales civiles. Buscan una revisión judicial después de que el secretario de defensa, Ben Wallace, dijera en febrero que ignoraba la recomendación de que la violación y otros casos graves que involucren a los militares en el Reino Unido deberían ser tratados de manera rutinaria por la policía y el Servicio de Fiscalía de la Corona (CPS). Las mujeres ahora representan el 11% del total de las fuerzas armadas.

Las presuntas víctimas afirman que fueron víctimas de violación o agresión sexual grave mientras servían, pero que, aunque sus casos fueron investigados por las autoridades militares, ninguno resultó en una condena. Las mujeres están representadas por Emma Norton, directora del recién creado Centro para la Justicia Militar, quien afirma que a pesar del tratamiento terrible que sufrieron cuando denunciaron la violación, estas tres mujeres increíblemente valientes han dado un paso adelante para tratar de persuadir a los tribunales de que este sistema tiene que cambiar.

El personal de las fuerzas armadas ha estado sujeto a la ley de servicios y al sistema de tribunales militares, que se aplica en el Reino Unido y en el extranjero. Los tribunales militares han podido juzgar la presunta violación y otros delitos graves desde 2009. Pero, en teoría, el derecho civil debería prevalecer cuando se produce un presunto delito en el país.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación