Uno de cada tres trabajos ocupados por mujeres ha sido designado como esencial en Estados Unidos, según la lectura del New York Times en relación a los datos ofrecidos por el gobierno federal.

Casi 9 de cada 10 profesionales de enfermería y asistentes de enfermería son mujeres, dato que se reproduce en otros empleos, como terapeutas y farmacéuticas, desempeñados también por una mayoría de mujeres. Asimismo, más de dos tercios de las personas que trabajan en las cajas de los supermercados y como dependientas de los restaurantes de comida rápida también son mujeres. Así pues, dependientas, cajeras, enfermeras o farmacéuticas se han convertido en pilares vitales del país. 

No obstante, son las mujeres no blancas quienes tienen más probabilidades de realizar dichos trabajos, que normalmente están mal pagados y subvalorados.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación