Ayer se detuvo al presunto agresor de la víctima en Valladolid, que murió tras caerse de un tercer piso; no está confirmado que haya sido a causa de algún empujón del agresor, pero todo apunta a ello. En algunos medios se ha recogido que no había denuncias previas por malos tratos.

Decir que no había denuncias previas es negar una evidencia, precisamente que, tal y como se recoge en las informaciones, el hijo de la víctima ya había denunciado a su padre por maltratar a su madre, por tanto sí existen denuncias previas que avalan que había un historial de maltrato por violencia de género anterior al asesinato.

Es importante señalar que las denuncias de violencia machista, de género o de violencia doméstica, no solo se registran si es la propia víctima la que denuncia, sino también cuando lo hace cualquier persona, y con mayor peso si son los propios hijos los que denuncian los malos tratos, de los cuales son testigos.

Por tanto, si su hijo ya había denunciado hace cinco años el existente maltrato, el sistema ha fallado en no lograr la protección correspondiente a la víctima, a la vez que se ha hecho caso omiso a su hijo.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación