Hoy, más de una semana después del inicio del confinamiento, se están incrementando las medidas para proteger la seguridad en los supermercados.

Parte de las cadenas de supermercados están desarrollando protocolos de seguridad y prevención para sus consumidoras, mayoritariamente mujeres, y sus trabajadoras, mayoritariamente mujeres también. Las medidas incluyen, por ejemplo,  ofrecer una hora de compras dedicada a las personas ancianas, racionar la venta de ciertos productos, ofrecer guantes a la entrada del espacio, asignar horarios de compra específicos para el personal sanitario y los trabajadores y trabajadoras sociales, de 7:30 a 8:00, de lunes a sábado, antes de abrir sus puertas al público general. Al mismo tiempo, comercios de proximidad han empezado el reparto de productos a las casas de ancianos y ancianas para evitar que salgan de sus hogares.

Estas medidas contribuyen de una forma solidaria a la prevención del contagio del virus, principalmente a personas ancianas, así como a la mayoría de las mujeres, que son las principales usuarias de estos espacios.

Secciones: Noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación