Según estudios y diferentes análisis observados hasta la fecha, los y las jóvenes institucionalizados (tutelados por el Estado en Centros Residenciales de Acción Educativa) forman un grupo con un alto riesgo de vulnerabilidad en aspectos como educación (muchos no acaban sus estudios), inclusión social baja, salud (déficits de atención), desempleo, pobreza entre muchos otros.

En el artículo Out of school learning scientific workshops: Stimulating institutionalized Adolescents’ educational aspirations [Talleres científicos de aprendizaje fuera de la escuela: estimulando las aspiraciones educativas de los adolescentes institucionalizados], la investigación llevada a cabo utilizó la metodología comunicativa con 12 adolescentes de edades entre 12 y 17 años que viven en centros tutelados por el Estado para reducir las barreras que estos y estas jóvenes se encuentran y para poder estimularlos e incitarlos hacia vocaciones científicas, aumentando sus expectativas académicas y que puedan adentrarse en el mundo científico de una manera atractiva para ellos y ellas. Para poderlo llevar a cabo se desarrollaron talleres científicos después del horario lectivo (La química de los alimentos, Las propiedades físicas de la materia, Evolución humana en el Paleolítico, entre otros) y una visita a IPHES, un centro de investigación en Paleoecología humana ubicado en la ciudad de Tarragona. 

Entre sus conclusiones se destaca el éxito e impacto social de este tipo de actividades: 1) La extensión del tiempo de aprendizaje aumenta las expectativas académicas; 2) La participación en talleres de alta calidad promueve el bienestar y reduce la vulnerabilidad de este grupo de jóvenes y 3) Trabajar con científicos y científicas reales tiene un impacto positivo en las perspectivas académicas y profesionales, lo que hace que los y las participantes aspiren a llegar mucho más lejos que antes de haber participado en estos talleres. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación