Esta semana ha sido noticia la historia de dos gamers para los que la distancia de cinco mil millas, ella en Estados Unidos y él en Reino Unido, no fue impedimento para ayudarse cuando uno de ellos sufrió una adversidad repentina que afectó gravemente su estado de salud. Y así lo hizo ella, contactando al teléfono de emergencias internacional para solicitar atención médica para su amigo indicando su dirección, al no disponer de ningún teléfono de contacto suyo. 

Se trata de Dia Lathora de 22 años de Texas (EE.UU.) y Aidan Jackson, de 17 años de Reino Unido, quienes el 2 de enero se encontraban interactuando on line cuando Dia notó que a Aidan le sucedía algo, que enseguida identificó a través de los auriculares como un ataque convulsivo y vio que no respondía a su preguntas. Esta situación le hizo pensar que alguna cosa no iba bien y que necesitaba su ayuda. Y así lo hizo, a pesar de la distancia, a través del teléfono de emergencias que enseguida supo redirigir al sistema de atención internacional. Y lo consiguió, haciendo llegar una ambulancia a la puerta de la casa de su amigo, donde se encontraba con sus padres que ignoraban que su hijo estuviera ante una emergencia médica. Todo acabó en un final feliz y la familia ha querido agradecer su sorprendente acción a Dia,  quien manifestó estar contenta de haber podido ayudar. 

Una historia bonita que nos permite identificar elementos de una amistad verdadera donde la solidaridad y el apoyo mutuo están presentes. Sentimientos que también forman parte de lo que la investigación denomina ciudadanía digital, que dota de una papel activo y de involucramiento social a sus miembros con la intención de construir una comunidad virtual que se posiciona al lado de los mejores sentimientos, como es la solidaridad. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación