El próximo 19 de enero, el Teatro Real, Madrid, estrena la ópera La Flauta Mágica. Un total de 13 funciones, hasta el 24 de enero, en las que el público podrá disfrutar de esta obra de Wolfgang Amadeus Mozart, una de sus últimas óperas que podría ver escenificada y ser director. La fraternidad envuelve a esta fábula en la que se apela al espectador a la reflexión y la acción.

En su primer estreno, 30 de septiembre de 1971 en el Theater auf der Wieden de Viena, La Flauta Mágica no tuvo una acogida abrumadora; no obstante, rápidamente fue reconocida como una obra sublime debido a la profundidad y coherencia, armada de valores y combinada, a su vez, con episodios cómicos. La obra tiene origen en la desesperación pero también en la solidaridad de dos compañeros de profesión: W.A. Mozart y el empresario teatral Emanuel Schikaneder.

Mozart se encontraba sumido en problemas económicos cuando fue ninguneado por el emperador Leopoldo II en el panorama musical de Viena. Paralelamente, Schikaneder batallaba también contra su precaria situación económica de modo Mozart le propuso escribir una ópera para obtener ingresos. Los guiños a la masonería, Logia a la cual pertenecían ambos, dotó a la obra de un carácter mítico que la hizo especial y destacable en la época.  

El Teatro real ofrece paralelamente actividades para sumergirse y comprender con mayor profundidad esta obra operística. Por ejemplo, La Flauta Mágica al descubierto permite al espectador conocer la obra desde la producción días antes de su estreno, hasta el 16 de enero. También hoy, 10 de enero, a las 20.15h se producirá de manera gratuita un encuentro con los y las artistas en la Sala Gayarre. Además, José Luis Téllez ofrece una aproximación a la obra 45 minutos antes de cada función. Aún quedan disponibles las últimas entradas de cada función.  

Secciones: Culturas subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación